Constitución de Sociedades en Córdoba

Constitución de sociedades

La creación de una sociedad exige el otorgamiento de la escritura pública notarial de constitución; para poder otorgarla es necesario la obtención de un nombre (denominación social) y la aportación de un certificado bancario con un mínimo de 3.000 euros, salvo que se aporten bienes por ese valor; posteriormente, se procede a la obtención por vía telemática del CIF y la liquidación como exenta del impuesto; y por último, habrá que inscribirla en el Registro Mercantil; todos estos trámites se llevan a cabo en la notaria.
Existe la posibilidad de constituir este tipo de sociedades por un coste inferior a los 100 euros, cuando se cumplen determinados requisitos.
Tiene mucho interés desde el punto de vista práctico, ya que cuando se inicia una aventura empresarial el hecho de hacerlo mediante una sociedad limitada tiene como principal aliciente el hecho de que los socios tienen limitada su responsabilidad, lo que quiere decir que no responden de las deudas de la sociedad con su patrimonio personal.

 

Modificación de sociedades ya constituidas

Cuando ya tenemos una sociedad constituidas nos puede surgir la necesidad de modificar cualquier aspecto de la mismas; podemos querer cambiar el domicilio o la denominación social, ampliar el objeto social, cambiar el administrador o su retribución, ampliar o reducir el capital social, o modificar cualquier otro aspecto de los estatutos.
Para estos casos habrá que hacer una escritura de modificación de estatutos que habrá que inscribir en el Registro Mercantil.
El coste de estas operaciones no suele exceder de los 150 euros, a lo que habrá que sumar lo que cobra el Registro Mercantil.

 

Compra de sociedades

A veces puede ser interesante, en lugar de constituir una sociedad, comprar una ya constituida. El motivo puede ser fiscal (hay que tener en cuenta que la venta de acciones o participaciones sociales como regla general está exenta) o puede ser simplemente la prisa por disponer de una sociedad para emprender una aventura empresarial.
Por estos motivos en la práctica, resulta a veces interesante cuando vamos a comprar un inmueble, comprar la sociedad propietaria del mismo, si bien en estos casos es necesario hacer un estudio en profundidad de la sociedad, ya que estaríamos asumiendo los riesgos fiscales, laborales, frente a Hacienda, Seguridad Social, etc…
Es importante en estos casos consultar al notario de las ventajas e inconvenientes.

 

Fusiones y escisiones

Desde el punto de vista práctico puede ocurrir que dos sociedades que se dedican a actividades complementarias, decidan unirse, para lo cual optan por la fusión; es una operación jurídica interesante ya que desde el punto de vista fiscal es neutra y no devenga impuestos.
También puede ocurrir lo contrario; que una sociedad que desarrolla actividades diversas, decida que quiere separarlas, formando sociedades distintas para cada una de ellas; igualmente es una operación que no tiene coste fiscal.

 

Disoluciones y liquidaciones de sociedades

Las sociedades, igual que las personas, una vez han cumplido con el fin por el que nacieron, mueren. Para que una sociedad viva se extinga es necesario llevar a cabo su disolución y liquidación, con el consiguiente reparto de los bienes que integran su patrimonio social entre los socios.
El asesoramiento notarial en estos casos puede ser muy importante, ya que depende de cómo se enfoque para evitar el pago de determinados impuestos, como el de transmisiones patrimoniales, la plusvalía municipal o incluso la plusvalía en renta de cada uno de los socios.