Herencias

El fallecimiento de una persona implica que su patrimonio debe ser transmitido a sus herederos, lo cual se hace en la partición de la herencia, a través de la cual, de común acuerdo y siguiendo las instrucciones del causante, se reparten los bienes que éste ha dejado.
La ley concede 6 meses desde la fecha del fallecimiento para liquidar el impuesto de sucesiones que en la mayoría de los casos no hay que pagar nada, y 1 mes para pagar las plusvalías municipales (solo respecto de los bienes urbanos). Caso de no hacer estas dos cosas, la Delegación Territorial de Hacienda competente (en nuestro caso la Junta de Andalucía) gira una sanción que puede llegar a los 200 euros por heredero.
Para poder hacer la herencia, el notario necesita la aportación del testamento o declaración de herederos, un inventario de los bienes y cuentas a la fecha del fallecimiento, y el correspondiente certificado de los seguros de vida, que se solicita directamente por el notario por medios telemáticos.